Bullying

Bullying

 

Psicólogo Sevilla - Cribecca

 

 

 

 

 

 

"Nadie aprende, nadie aspira, nadie enseña a soportar la soledad"

Friedrich Nietzsche

El bullying es una agresión psicológica, verbal o física continua en el tiempo. Se da de persona a persona o de un grupo de personas contra otra (objetivo) la cual es percibida como alguien débil o incapaz de defenderse.

Comúnmente el bullying es subestimado ya que se tiende a confundir esta práctica con otros tipos de conflictos presentes en los adolescentes como peleas entre chicos/as, bromas entre amigos, etc. Un chico/a puede volver a casa y decir que le han pegado o insultado, esta situación a menudo es esporádica, no tiene ningún impacto traumático y, como muchos padres saben, desaparece tan rápido como apareció.

Sin embargo el bullying presenta una serie de características específicas que lo hacen diferente:

• Existe una intención constante de atacar a la víctima

• El sentimiento de compasión no detiene el comportamiento de los agresores

• Son agresiones constantes y repetitivas

• Hay desventaja entre la víctima y el agresor (la víctima es percibida más débil que el agresor).

 

Cuando pensamos en el bullying nos imaginamos un grupo de personas agrediendo físicamente a una víctima, pero el bullying puede tener otras manifestaciones que suelen pasar más desapercibidas por los adultos al ser mucho más sutiles. Dentro de las manifestaciones del bullying podemos encontrar:

 

Violencia Física: agresiones, abusos, agobiar a otras personas, bromas físicas, coaccionar, obligar a hacer, cosas desagradables, arrojar cosas.

Violencia Verbal: insultos, gritos, difundir falsos rumore, poner motes, hacer chistes ofensivos, amenazas, etc

La violencia verbal puede ser indirecta y estar dirigida a familiares u amigos con el fin de perjudicar a la víctima.

Violencia Psicológica: humillar, excluir de actividades, aislar, escribir cosas insultantes en las paredes, perseguir, enviar mensajes ofensivos (los cuales pueden ser anónimos),e-mails o llamadas telefónicas (amenazantes, ridiculizantes, intimidantes, vulgares), robos, daño de objetos personales, intimidación, miradas amenazadoras.

Las excusas más usuales que buscan los maltratadores para acosar a la víctima son:

 

Raciales: “él es negro”, “ella es árabe”

Estatus económico: “él es pobre”, “ella no tiene un móvil nuevo”

Orientación sexual, real o percibida: “este tiene pluma”, “ella es lesbiana”

Sexualidad: “ella es virgen”, “ella es fácil”

Características físicas: “él es gordo”, “ella es baja”

Estatus social dentro del grupo: “el es un empollón” “ella es fea”

 

A veces los chicos y chicas que son maltratados por compañeros lo cuentan enseguida a los adultos, pero otros piensan que lo que les ocurre se debe a que son cobardes, porque no saben defenderse, tienen vergüenza y lo esconden a los propios padres. Además, algunos chicos y chicas no lo dicen porque no creen que lo que le está pasando sea un maltrato, ya que asocian el maltrato a los ataques físicos, pero no a los insultos ni a las conductas de exclusión o aislamiento, que pueden tener efectos mucho más graves.

Con todo, las personas expresan su malestar de una forma o de otra. Hay unos signos externos que nos pueden ayudar a captar que algo está pasando:

 

  • Somatizaciones (por la mañana se encuentra mal, tiene dolor de cabeza, de tripa...), en la escuela dice que no se encuentra bien y pide que le vayan a recoger...)
  • Cambios de hábitos (hace “pellas”, no quiere ir a la escuela, quiere que le acompañen o cambia la ruta habitual, no quiere ir en el transporte escolar, no quiere salir con los amigos...)
  • Cambios en la actitud hacia las tareas escolares (baja el rendimiento académico)
  • Cambios de carácter (está irritable, se aísla, se muestra introvertido, más arisco, angustiado o deprimido, empieza a tartamudear, pierde confianza en sí mismo...)
  • Alteraciones en el apetito (pierde el apetito, o bien vuelve a casa con hambre porque le han quitado el bocadillo o el dinero)
  • Alteraciones en el sueño (grita por la noche, tiene pesadillas...)
  • Vuelve a casa regularmente con la ropa o el material destrozados. Tiene moratones, heridas o cortes inexplicables.
  • Empieza a amenazar o a agredir a otros compañeros/as o hermanos/as menores.
  • Rehúsa decir por qué se siente mal e insiste en que no le pasa nada.
  • Da excusas extrañas para justificar todo lo anterior.

Los efectos que va a tener el bullying en la persona que lo padece pueden ser muy variados, y van a depender, entre otros factores, de la duración, el grado de violencia y humillación, las características personales de la víctima, el apoyo que perciba, etc

Algunas consecuencias pueden ser: trastornos de ansiedad, depresión, baja autoestima, autolesiones, deterioro del rendimiento escolar y trastornos del sueño.

* Para más información consultar las guías de “Bullying para Padres y para Estudiantes” en la sección de artículos y vídeos.

 

 

Síguenos en:

Artículos y Vídeos:

© 2014 Cribecca Psicología. Todos los derechos reservados

psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla psicologo sevilla este psicologo sevilla